logo Especismo Cero





Entrevista a Nathan Winograd

Nathan Winograd escribió el libro llamado “Redención: El mito de la superpoblación de *mascotas y la revolución de ¨No Kill¨ en América. Es una lectura fascinante y es altamente recomendado por nosotros. Entrevista al experto de ¨No Kill¨ en Refugios de Estados Unidos, al día de hoy.

Su libro, ¨Redención, el Mito de la Sobrepoblación de Mascotas y la Revolución No Kill en América¨ fue publicado el 1 de Septiembre. ¿Sobre qué trata Redención?

El Mito de la Sobrepoblación de Mascotas y la Revolución de la No Kill en América revela un pequeño secreto sucio de la “industria”- que la matanza de 5 millones de perros y gatos en los Estados Unidos en refugios de animales es ampliamente innecesaria. Es más, se cree que la matanza en refugios es la causa que conlleva la muerte de perros y gatos sanos en los Estados Unidos. El número de muertes es impresionante. Y por demasiado tiempo, los estadounidenses han sido convencidos de que no hay otra forma. Más que eso, les han dicho que matar, de hecho, es un acto de generosidad para animales no queridos o sin hogar. Pero, de hecho, matar no es ni amable o necesario, ni tampoco va a prevenir el sufrimiento del animal. Es el control de la población mediante la muerte en sí, la raíz del sufrimiento animal en los refugios de control animal.

Hoy, la mayoría de los estadounidenses sostienen el trato humano de gatos y perros como un valor personal, lo cual está reflejado en nuestras leyes, prácticas culturales, la proliferación de organizaciones fundadas para la protección animal, incremento per cápita de gasto en mantenimiento animal, y grandes avances en la medicina veterinaria. Hay más de 70 millones de ¨mascotas¨ perros y más de 90 millones de ¨mascotas¨ gatos en los Estados Unidos, y sus cuidadores están gastando en conjunto 38 mil millones de dólares al año en su bienestar. Pero las agencias que el público espera que proteja a animales sin hogar, están por el contrario matando a más de 5 millones de animales anualmente.

 

¿Cómo pasó esto? Cómo se convirtieron en los líderes de la muerte de perros y gatos de nuestra nación aquellas caridades fundadas con los más altos ideales de compasión?¿Y por qué el público estadounidense amante de las mascotas, aquellas mismas personas que les hablan a sus mascotas y celebran sus cumpleaños, no solo aceptan sino apoyan financieramente mediante el pago de impuestos y donaciones voluntarias? ¿Y, más importantemente, qué se puede hacer al respecto?
Redención cuenta la historia del refugio animal en los Estados Unidos- un movimiento que nació de la compasión, pero luego perdió su camino. Y cuenta la historia del movimiento ¨No Kill¨ el cual dice que nosotros podemos y debemos terminar con la matanza. Es sobre héroes y villanos, traición y redención. Y es sobre un movimiento social tan noble y justo como aquellos anteriores a él. Pero, por sobre todo, es una historia sobre la confianza en la comunidad, y la creencia en el poder de la compasión.

¿Es posible llevar a la práctica el ¨No Kill¨ ?
Sí. ¨No Kill¨ es posible, y no hay mejor prueba de esto , el hecho de que en realidad ya existe. Tompkins County, en Nueva York (que ha sido parte de ¨No Kill¨ por 5 años) y Charlottesville, en Virginia son ejemplos de comunidades cuyos refugios están salvando al 90% de todos los perros y gatos que ingresan en su abierta admisión, a refugios de control animal. En Tompkins, por ejemplo, los únicos perros y gatos matados, son aquellos enfermos sin esperanzas, lastimados, o perros muy violentos con un muy mal pronóstico para rehabilitación. 19 de 20 perros y gatos están yendo a casa vivos.

Estos impresionantes resultados fueron logrados de la misma manera, cuando nuevos directores dedicados al paradigma de ¨No Kill¨ asumieron y transformaron las propias prácticas y procedimientos de los refugios, redirigiendo los esfuerzos de los refugios de la matanza, a la adopción y a salvar vidas. Lo hicieron mediante el implemento de una serie de programas y servicios llamados la Ecuación de ¨No Kill¨, lo que incluye cuidado acogido, el uso de grupos de rescate, TNR (Trap-Neuter-Return, que consiste en la esterilización de gatos o perros para disminuir la cantidad de gatos o perros salvajes), programas de adopción comprensiva, costos bajos y gratuitos en esterilización, buen esfuerzo en relaciones públicas, comportamiento y programas de rehabilitación médica, y otros.

La combinación de estos programas específicos, fervientemente implementados con integridad por un director compasivo, que trabaja duro, quien sinceramente quiere terminar con la matanza, es el único modelo que ha logrado el éxito en ¨No Kill¨. Aunque, lamentablemente, el éxito de estas comunidades se mantiene en excepción entre los miles de refugios a lo largo de la nación. ¨No Kill¨ es posible, realista y ni siquiera difícil - pero requiere compromiso y la voluntad de cambiar- ambas características trágicamente menores comparadas con el liderazgo de los refugios en nuestra nación.

 

¿Por qué se concentra en la reforma de las agencias de control animal en vez de el público general, cuando se trata de ¨No Kill¨?

Por décadas, el público y los amantes de los animales han dicho que la razón por la cual están siendo matados en refugios es porque simplemente hay demasiados y no suficientes hogares. Aquellos que dirigen los refugios, y a la larga, organizaciones nacionales protectoras de animales que se concentran en animales de compañía, como HSUS (Humane Society of the United States) yASPCA (American Society for the Prevention of Cruelty to Animals), han convencido al público de que matar animales sin hogar no puede evitarse, y que aquellos que dirigen los refugios simplemente hacen el “trabajo sucio” del público. Como resultado, ellos demandan que los esfuerzos para poner freno a la matanza en los refugios debería apuntar a la irresponsabilidad del público por llenar los refugios con animales que no quieren.

Estas creencias se han convertido en un dogma entre los activistas animales, quienes los han tomado como ordenes y que la forma de disminuir la muerte en refugios es castigar y reformar al público mediante la ley penal. Pero la experiencia demuestra que este acercamiento no solo no es efectivo, sino también en muchos casos en realidad empeora la matanza en refugios. Mientras tanto, con sus energías sobre el público, los activistas fallan en sostener los refugios en sus comunidades responsables por fallar en construir una infraestructura necesaria para salvar, más que para matar, los animales en su cuidado. Para el final, esfuerzos legislativos y educacionales apuntaban a que el público no hace nada para evitar que maten a un gatito recién nacido que entra a un refugio y se rehúsa a un programa de cuidado de adopción. Los activistas animales a manos empapadas y rogando al público, que se vuelvan más responsables hacia sus animales, no logran nada para salvar la vida de gatos salvajes en los refugios locales si esos refugios han fallado en implementar el programa TNR, o de salvar la vida a un perro condenado a muerte que un grupo de rescate tiene la voluntad de tomar, pero el refugio se rehúsa a dejar.

El hecho es que, nosotros ya sabemos cómo terminar la matanza y podríamos hacerlo inmediatamente, si la voluntad política existiese. Pero no existe. A pesar de la existencia de alternativas que salvarían vidas sin matar por más de una década, casi en todos los refugios de este país se aferran a las dos puntas estratégicas de fracaso- adoptar a algunos y matar al resto. Muchos refugios todavía no esterilizan animales antes de la adopción ni ofrecen al público alternativas favorables. Algunos no tienen programas de adopción temporaria y no socializan y rehabilitan a perros con problemas de conducta. Así otros no ponen a los animales en adopción, no han desarrollado sociedades con grupos de rescate, limitan el voluntariado, y no practican TNR, y mantienen horarios de adopción que no permiten o dificultan a quienes trabajan o familias para visitar el refugio, a las mismas personas que deberían estar complaciendo para que adopten a los animales se les confía protección. Y a excepción de un pequeño puñado de dedicados directores de refugios progresivos, quienes eran forasteros a la industria de los refugios cuando empezaron, ninguno ha implementado todos estos programas como un todo comprensivo para poner fin a la muerte de animales en sus comunidades.

Es cierto que los refugios están llenos de animales, no en una pequeña parte debido a las actitudes desechables del público sobre sus animales. Pero los activistas necesitan reconocer lo innegable, y, francamente, obvio, la realidad de que siempre habrá gente en este mundo que es irresponsable y, como consecuencia, animales sin hogar en necesidad de ayuda y santuario. La noción de que la muerte de animales sin hogar va y solo puede llegar a su final en algún tiempo mítico en el futuro cuando cada persona sea responsable y cuidadosa es no solo una meta irrealista e inalcanzable, sino también una violación de nuestro deber inmediato hacia los animales quienes ingresan a los refugios ahora. Así como siempre habrá niños huérfanos humanos en necesidad de cuidado alternativo y ubicación porque sus padres no pueden o no tienen la voluntad de cuidarlos de manera apropiada, así que siempre habrá gente que o que no quiera o que no pueda cuidar a sus animales en compañía. Los refugios animales se supone que son la red de seguridad para los animales de la misma forma en que los orfanatos, programas de cuidado acogido y servicios de protección al menor lo son para niños sin padres o abusados. Como respondemos a las necesidades de estos animales determina si viven o si mueren, no el mero hecho del número o el estar sin hogar. Mientras la gente rinde sus animales a refugios, son los refugios quienes los matan, y uno no necesariamente sigue o excusa al otro, así como otras comunidades quienes ya han terminado la matanza han probado.

Además, los hechos también muestran que la vista del público tan cruel y poco compasiva a la grave situación de animales sin hogar simplemente no es cierta. En las comunidades en las cuales han logrado llevar adelante ¨No Kill¨, no podría haber sido logrado sin la participación de la comunidad. Repetidamente, refugios en comunidades ¨No Kill¨ van a los ciudadanos y piden ayuda, y repetidamente, la gente en estas comunidades responde con compasión abrumadora- abriendo sus corazones, billeteras y casas para sostener ¨No Kill¨. Hay suficiente amor y preocupación por los animales en toda comunidad para superar la irresponsabilidad de los pocos.

Ha llegado la hora de que los defensores de animales amplíen su entendimiento de porque los animales realmente están siendo matados en los refugios, para ponerle fin a la aceptación de excusas que racionalizan la muerte, y para ajustar su defensa acorde. El movimiento de protección animal debe empezar a enfrentar a los directores de los refugios que se rehúsan a cambiar la forma en que los refugios operan para que los animales encuentren un nuevo comienzo, en vez del final de la línea. Imagina esto: si a todos los refugios les fuera tan bien como a los de las comunidades que han adoptado ¨No Kill¨, salvaríamos 4,1 millón de los 5 millones de perros y gatos que se agendan para ser matados en los refugios de Estados Unidos este año. No es un sueño imposible.

¿Y por qué las leyes penales fallan?
En última instancia, las leyes penales fallan en reducir la tasa de muertes en los refugios porque están atacando el problema equivocado. Aunque fue hace más de una década desde que San Francisco terminó con la muerte de animales en buen estado de salud, y más de 5 desde que Tompkins County, NY se convirtió en la primera verdadera comunidad ¨No Kill¨ (por ende terminando con la muerte de animales sanos y tratables- una tasa de más de 90% a salvo), estos logros se mantienen pero en pequeña minoría. ¿Por qué? No es porque hay demasiados animales y no suficientes hogares. No es porque ¨No Kill¨ no es posible. No es porque ¨No Kill¨ es difícil de lograr. Y no es porque cada comunidad requiere diferentes acercamientos, como los guardianes de situación que regularmente proclaman. ¨No Kill¨ no es más expandida globalmente en este momento porque quien actualmente provee los refugios animales de nuestra nación, y a la larga, organizaciones nacionales de protección animal que proveen cubierta política, simplemente se rehúsan a cambiar y a adoptar el paradigma de ¨No Kill¨, y amantes de animales y activistas a lo largo de la nación quienes proclaman estar trabajando para ¨No Kill¨ no demandan que lo están haciendo.

Mientras activistas inferiores y amantes de animales pueden ser sinceros en cuanto a su defensa de ¨No Kill¨, sus esfuerzos están siendo mal empleados, porque al final, están atacando el problema equivocado. Ellos creen que para lograr ¨No Kill¨, deben atacar el problema de la “sobrepoblación de mascotas”. Para ellos, esto significa dirigir el problema de irresponsabilidad público hacia una serie de leyes penales como la concesión de gatos, limites de mascotas, y esterilización obligatoria que, según su lógica, forzará a la gente con mascotas a hacerse más responsable, y, como resultado, reducir intangibles y por eso la tasa de muertes en refugios.

Hay muchos problemas con este tipo de acercamiento (en los cuales entro mucho más en detalle en mi libro)- de los cuales el más grande es que estas leyes al final empeoran las tasas de muertes en refugios en vez de disminuirlas mediante la atribución de poder disfuncional en agencias de control animal que tienen más razones para incautar, y por ende matar- más animales. En comunidades en las cuales se ha pasado este tipo de leyes- y hay muchas en las que las hay- ni siquiera una a logrado ¨No Kill¨ como resultado, y cada una, de hecho, ha visto sus tasas de muerte crecer luego de su aprobación, en vez de su disminución. Este es un punto que vale la pena enfatizar- estas leyes empeoran, en vez de mejorar las tasas de muerte en refugios- porque dan al control animal más poder y más razones para retener animales, y aún así no hacer nada para forzar a estas agencias a adoptar los programas que salvan vidas de la Ecuación ¨No Kill¨- el único modelo con éxito comprobado. Como resultado, animales sujetos a retención bajo estas leyes usualmente son matados en el refugio que los incauta en un supuesto esfuerzo de detener la matanza. Es ambos trágico y absurdo.

No hay ninguna comunidad en los Estados Unidos en la que se haya logrado ¨No Kill¨ mediante este tipo de leyes penales, mientras aquellas que son más exitosas en términos de vidas salvadas- Tompkins County, NY, San Francisco, CA and Charlottesville, VA- han logrado sus impresionantes resultados sin ellas. Estudios e historia han demostrado que si uno quiere mejorar las tasas de esterilización en las comunidades, lo más significante que se puede hacer es simplemente proveer acceso a esterilización gratis y bajo costo- uno de los programas de la Ecuación ¨No Kill¨. Y eso si realmente se quiere reducir el número de animales matados en un refugio- los esfuerzos deberían orientarse a forzar a los refugios a adoptar la Ecuación ¨No Kill¨ como un todo comprensivo.

¿Por qué la matriculación de gatos no reduce el número de muertes en refugios?
La teoría detrás de la matriculación de gatos es que si uno requiere que los gatos sean matriculados e identificados, será más fácil reunir los gatos perdidos con sus cuidadores. Mientras esto puede sonar lógico, en la práctica, la matriculación de gatos no alcanza su objetivo. La razón primaria por la cual la matriculación falla en ayudar a la mayoría de los gatos es simplemente porque la gran mayoría de gatos que entran a refugios no tienen a nadie matriculado o que los reclame. Ellos son o gatos salvajes, o crías sin hogar, o rendidos a refugios por individuos que ya no los quieren. Mientras tanto, es obvio que este hecho es convenientemente ignorado por las agencias de control animal y otros grupos para imponer más leyes penales y caras, y para hacerlo a expensas de los gatos salvajes y crías sin hogar que se vuelven sujetos a retención como resultado de estar en violación de las mismas leyes. La matriculación de gatos no es nada más que una matrícula para resumir y matar gatos de la calle.

¿¨No Kill¨ puede ser legislada y cómo lo ve a futuro? También, Cómo es el “American Companion Animal Protection Act” actualmente?
No todas las soluciones legislativas son mal informadas- leyes pueden ayudar a proteger a los débiles de los fuertes. Leyes apuntadas a refugios- las mismas agencias que matan- son las cuales la comunidad humana debería apoyar. Legislaciones que se enfocan en que los refugios deban mejorar la calidad y cantidad de sus servicios pueden ser beneficiosas.

Para este fin, el Centro de Apoyo ¨No Kill¨ recientemente introdujo uno de las piezas legislativas más importantes en décadas: CAPA (The Companion Animal Protection Act de 2007). Esta legislación es parte de nuestra estrategia nacional para terminar la matanza innecesaria de millones de animales en refugios de Estados Unidos anualmente forzando a los refugios de las comunidades a adoptar la Ecuación ¨No Kill¨. A diferencia de la esterilización obligatoria, la matriculación de gatos y otras formas de leyes penales apuntadas al público, CAPA apunta a la reforma de refugios mediante programas obligatorios que son el proyecto de No Muerte. CAPA requiere que refugios reformen a sus animales antes de darlos en adopción, provean tratamiento médico a todos los animales en su cuidado, trabajar con grupos de rescate y voluntarios, y mejorar los periodos de retención, entre otras cosas. Activistas interesados en lograr ¨No Kill¨ deberían adoptar CAPA en sus propias comunidades. Una copia entera del modelo de ley está disponible en la página del Centro de Apoyo ¨No Kill¨: http://www.nokilladvocacycenter.org.

En una sección de su libro titulado “el Juego de la Culpa”, usted indica que “líderes” del movimiento del bienestar animal se reunieron en Chicago para buscar las causas de lo que ellos decían era “el problema de exceso de perros y gatos”. El lenguaje en sí es frío y removido mientras se describen gatos y perros sin hogar en necesidad de ayuda. ¿Por qué cree usted que estas organizaciones han escogido tomar esta dura línea contra los derechos de los animales y bienestar animal? ¿Tiene alguna nueva percepción de por qué organizaciones primarias de bienestar tratan el lado del apoyo al rescato animal con desprecio?
La razón por la cual muchos directores de refugios y sus colegas en las grandes organizaciones nacionales de protección animal las cuales se concentran en problemas de compañía animal usualmente suenan y se comportan como si no compartieran las mismas metas de activistas animales y rescatistas quienes buscan salvar las vidas de animales en refugios- simplemente- porque no lo hacen.

Como los increíbles y usualmente inmediatos resultados que salvan vidas cosechados por directores de refugios que han adoptado la filosofía de ¨No Kill¨ y sus programas y servicios en la última década han demostrado, nosotros sabemos cómo terminar con la matanza de animales sin hogar. Los mismos programas y servicios han resultado exitosos en todas las comunidades en las cuales se han implementado comprensivamente y con integridad. Lamentablemente, pocas comunidades lo han hecho, y a la mayoría les falta la voluntad política de implementarlos. Este fracaso claramente habla de las verdaderas prioridades de aquellos que proveen a los refugios animales de nuestra nación. Aún así defensores de animales que deberían estar demandando la renuncia de estos directores están, mayormente, fallando en hacerlo. Y este fracaso tiene sus principios erróneos sobre ambas razones por las cuales los animales son matados en refugios, y la motivación de la gente que mata. Es totalmente falsa la noción de que la mayoría de los refugios y sus empleados comparten las mismas metas y valores que los defensores de animales en la comunidad que frena la crítica - incluso en la cara de obvia evidencia que señala lo contrario – y, como resultado, previene la verdadera reforma.

Como muchas de las agencias contratando para realizar control animal vienen con la etiqueta “sociedad humana” o “Sociedad para la Prevención de Crueldad hacia Animales (SPCA)”, la suposición es que estos refugios están, de hecho, operando humanamente y empleado por directores y empleados con pasión hacia la protección animal. En realidad, mientras muchas de estas agencias inicialmente pueden haber sido fundadas por gente con enorme compasión y dedicación hacia el bienestar animal, este enfoque fue perdido con el tiempo y muchas de estas organizaciones asumieron “contratos de libras” de las ciudades y pueblos en los que ellos residen. Como resultado, matar se convirtió en la estrategia central para estas agencias, y trabajar en in refugio de control animal se convirtió en un “trabajo” y no una “misión”. De hecho, el único requerimiento profesional que estas agencias buscan en directores para contratar no es la pasión y éxito en salvar vidas en el pasado; es simplemente experiencia en dirigir otros refugios de control animal. El hecho de que el refugio anterior mató a la mayor parte de los animales durante el mandato del director no lo/la detiene de tener otros trabajos de control animal. La pregunta más importante “cuan exitoso fuiste en salvar vidas?” nunca ni siquiera se pregunta. No es sorprendente que, mientras muchas de estas organizaciones se hicieron muy grandes e influyentes, también se hicieron burocráticas, sin ansias de reforma que caracterizaban los fundadores del movimiento.

En algunas comunidades, refugios de control animal se ubican en el rubro de departamento de salud. Estos refugios no se enfocan en salvar vidas, pero suelen enfocarse primariamente, sino exclusivamente, en “salud pública”. Demasiado seguido, ellos toman una mirada muy amplia de “salud pública” que dice que todos los animales son una amenaza potencial en cuanto a enfermedad. En otros casos, estas agencias se ubican bajo el paraguas de departamentos de policías. Estas agencias dejan de lado salvar vidas ya que se concentran principalmente, sino exclusivamente, en la “seguridad pública”. Un perro callejero no es un animal que necesita ser rescatado y ubicado en un hogar tanto como es una amenaza potencial de mordida que debe ser removido. Y, trágicamente, algunas agencias se ubican bajo el control de departamentos de sanidad. ¿Qué dice esto sobre el compromiso y la vista de refugios de animales del gobierno y las prioridades burocráticas quienes supervisan y dan empleo en estas facilidades? De hecho, muestra que el condado considera animales de la calle como “basura” lo que debe ser “levantado” y “apartado”. Y esto es justamente lo que hacen los empleados en estas agencias. De hecho, no es raro que los directores de refugios digan “nuestro principal enfoque es la salud pública”, prevención de rabia” o “sanidad pública”.

A pesar de esta realidad, se les ha dicho a activistas animales – y han adoptado – la idea de que somos todos del mismo movimiento, que nadie quiere matar y que no debemos criticar aquellos matando. Como resultado, pocos en el movimiento de la protección animal reconocen esta realidad y obvia diferencia, mientras aquellos quienes lo hacen y quienes declaran hechos públicamente son etiquetados como “sembradores de discordia”. Efectivamente, es una noción común en el movimiento de protección animal que si todos pudiéramos poner nuestras diferencias de lado y “llevarse bien”, nosotros serviríamos mejor a los animales. Pero cómo puede esto ser así cuando hay sociedades humanas de empleo y refugios que mantienen posiciones que son la anti-tesis de todas las metas – salvando vidas, no haciendo daño, y avanzando los derechos de animales para ser libres de sufrimiento y para vivir – que el movimiento de protección animal existe para promover? Por qué deberíamos mantenernos en silencio y complacientes sobre sus fracasos simplemente porque ellos claman ser parte de nuestro movimiento y preocuparse por los animales, incluso cuando sus acciones revelan valores y prioridades opuestas? Unidad en el movimiento y cohesión no reemplaza – y no debería hacerlo – nuestro deber hacia los animales y las metas que buscamos en su beneficio.

Mientras siempre es más difícil e incomodo salir en defensa de los tan llamados “amigos” que defender a nuestros “enemigos”, debemos encontrar el coraje moral de hacerlo. Porque si alguna vez vamos a lograr una nación ¨No Kill¨ – y terminar toda la innecesaria matanza de millones de animales todos los años en los refugios de Estados Unidos – entonces nuestras acciones deben ser estratégicas respuestas a los verdaderos problemas que causan el sufrimiento animal y previenen mayor socorrismo, y no fantasmas de nuestros deseosos pensamientos. Y el mayor impedimento a ¨No Kill¨ es el fracaso de preocupación y la esquiva de sus deberes para los animales para la mayoría de aquellos que actualmente emplean los refugios de control animal de nuestra nación.

A lo largo de la nación el éxito salvavidas no solo se logrará cuando todos los refugios y todos los grupos de protección animal adopten totalmente el paradigma ¨No Kill¨ que dice que la matanza de gatos y perros en los refugios de nuestra nación debe terminar – y no cuando nosotros “respetemos” perspectivas opuestas que aceptan y legitimisan la matanza. A la magnitud a la que los burócratas de los refugios y sus grandes aliados nacionales se oponen a la filosofía¨No Kill¨, animales continuarán muriendo sin necesidad. A la magnitud a la que animales continúan muriendo sin necesidad, nosotros estamos moralmente unidos a levantar la voz. Ahora que conocemos la llave para terminar con la matanza, la hora ha llegado cuando nuestro silencio es traición. El movimiento de protección animal debe saber que animales en refugios tienen permitida la igual compasión, igual consideración, iguales derechos que apoyan a otras especies animales. Y esto solo ocurrirá cuando levantemos la voz fuerte y claro en defensa de los animales en refugios, y rechacemos fuertemente los puntos de vista en nuestro movimiento que históricamente dificultaron el implemento amplio de ¨No Kill¨.

En su libro usted discute que, históricamente, refugios han hecho un trabajo muy pobre en cuanto a adopciones. Por favor cuéntenos.
Desde hace mucho tiempo es un cliché que una comunidad no pueda buscar la forma de evitar las muertes-simplemente hay “demasiados animales, y no suficientes hogares”. Así como mucha de la sabiduría convencional en el mundo del refugio animal, se ha comprobado que este punto de vista es erróneo.

Actualmente, la gente busca sus animales de refugios solo en un 15%. Para reemplazar la muerte en refugios por adopciones, solo tenemos que aumentar ese porcentaje unos puntos traspasando las barreras que actualmente previenen que mucha gente encuentre sus animales en tiendas de mascotas, criadores, o mediante anuncios gratuitos. Muchos que pueden llegar a adoptar se rehúsan a ir a un refugio con mala atención al cliente. Muchos refugios tienen horas de adopción extremadamente limitadas. Muchos están en localidades remotas. Y, más significantemente tal vez, mucha gente no quiere entrar a refugios de control animal y ver la cara de animales destinados a morir.

Un amante de animales lo explica mejor:
Traté de adoptar de mi refugio local, pero no estaba abierto el fin de semana, era casi imposible localizarlos en el teléfono y cuando lo logré, me trataron groseramente. De todas formas, me acerqué un día después del trabajo, y el lugar estaba muy sucio. Me hizo llorar ver todas las caras de los animales que yo sabía, los iban a matar. Pero encontré este asustado, flaco gato escondiéndose en la parte de atrás de la jaula y llené un formulario. Me decepcioné porque no salí en los papeles a tiempo, lo que significa media hora antes de que cerrara, pero no logré llegar a tiempo del trabajo para hacerlo. Traté de salir más temprano del trabajo el día siguiente, pero llamé y descubrí que ya habían matado al pobre gato. Nunca volveré ahí.

En resumidas cuentas hay muchos hogares afuera, y depende de los refugios promover sus mascotas efectivamente para que encuentren su camino a esos hogares. En otras palabras, si los refugios promovieran sus animales de mejor manera, podrían incrementar el número de hogares disponibles y reemplazar la población de control que muere, por adopciones. Adoptar un animal significa que un refugio no va a matar a ese animal. En vez de adoptar su camino a ¨No Kill¨, de todas formas, demasiados refugios continúan haciendo excusas para sus propios fracasos y confían en trivialidades sin sentido para justificar su negación por cambiar. Jefe entre estas es el mito de la sobrepoblación animal, que somos una nación con demasiados animales, y no suficientes hogares.

Simplemente mejorando el servicio al cliente mediante la eliminación de empleados groseros, expandiendo las horas de adopción para acomodar a la gente que trabaja y a las familias con hijos, y tomando los animales y llevándolos a eventos de adopción afuera del refugio para la comunidad donde puedan ser vistos y disfrutados por el público fuera del local de refugio animal, son todas creativas y efectivas formas que las comunidades ¨No Kill¨ han incrementado drásticamente sus tasas de adopción y como resultado, lograron más del 90% de vidas salvadas.

Un problema que vuelve una y otra vez en su libro es como las grandes organizaciones de protección animal nacionales que supuestamente deberían estas trabajando para ayudar a los animales de compañía-como HSUS-en vez, históricamente, han sido hostiles y burlones de ¨No Kill¨ y han trabajado en contra, más que para su implementación. Por favor elabore sobre esto.
Desde los inicios del movimiento ¨No Kill¨ en los 90’, directores de control animal y sus seguidores, organizaciones nacionales de protección animal han opuesto una feroz campaña para desacreditar a ¨No Kill¨ y para plantar semillas de sospecha y duda sobre eso entre el público y activistas animales. Mientras la American Society for the Prevention of Cruelty to Animals (ASPCA), y la National Animal Control Director’s Association (NACA) han jugado un rol inmoral en la desacreditación de ¨No Kill¨ y en los esfuerzos de activistas trabajando para lograrlo, es HSUS-la organización de compañía animal más grande, rica y más mejor conocida en el país-que ha sido y continúa siendo uno de los factores más significantes inhibiendo la difusión de No Muerte en todo el mundo.

Históricamente, cuando y donde sea que se haya logrado el éxito de ¨No Kill¨, la respuesta del viejo guardián del refugio animal siempre fue la misma: han creado elaboradas ficciones para desmerecer su significancia o han elegido-igualmente devastadora para su implementación alrededor del mundo-simplemente ignorarlo y continuar el negocio como siempre. Uno de los más desafortunados aspectos de continua oposición o fracaso para adoptar totalmente la filosofía ¨No Kill¨ por organizaciones nacionales como la Humane Society of the United States es la oportunidad perdida de profundizar la influencia reafirmante sobre refugios animales. Podemos imaginar, por un momento, como se vería el futuro si HSUS adoptara la noción de que animales en refugios tienen derecho a vivir, las filosofías de ¨No Kill¨ deberían ser implementadas en todas partes, y deberían usar su inmensa riqueza para proveer refugios de las herramientas, entrenamiento y conocimiento que necesitan para triunfar en esas aspiraciones. Ninguna otra agencia tiene la habilidad, recursos, o influencia para crear una nación No Muerte más rápido. Y sin embargo se rehúsan a hacerlo.

Cada día que HSUS o cualquier otro grupo denigra o falla en adoptar total e inequívocamente a ¨No Kill¨, retrasa este futuro potencial.

Es un hecho sorprendente considerar que no hay ni una sola organización de protección al animal de compañía-ni HSUS, ni ASPCA, ni AHA, ni NACA- que está trabajando en promover el implemento de la Ecuación ¨No Kill¨ como un todo comprensivo-aunque este modelo-ahora casi de una década de edad-ha probado que es la única llave para terminar con la matanza.

Déjenme poner esta situación en una perspectiva asombrosa-supongan una fantasía por un momento e imaginen que un grupo descubrió como terminar con las granjas inorgánicas o la ingesta de animales en una comunidad. Imaginen que donde se haya implementado este acercamiento, granjas inorgánicas son forzadas a cerrar y se prolifera el vegetarianismo. Y ahora imaginen que en vez de trabajar para ver que todas las comunidades adoptan este punto de vista, las organizaciones animales supuestamente trabajando para proteger a los animales matados por comida, se sienten amenazadas por esto. Como consecuencia de estos miedos, imaginen que todos estos grupos trabajaban para dificultar, en vez de promover, su esparcimiento ignorando, en vez de comprenderlo, mintiendo sobre su eficacia al público y otros activistas animales en vez de celebrarlo, y mediante el trabajo activo contra su proliferación denigrando los esfuerzos de individuos dedicados que estaban trabajando para verlo esparcirse alrededor del mundo. Esto es exactamente lo que le está pasando a No Muerte en el campo de refugios animales actualmente-y no es nada corto de tragedia.

¿Pueden ser detenidas las organizaciones que realizan las matanzas?
Sí, y de hecho, es inevitable que algún día lo hagamos. Pero cuán pronto esto pase depende totalmente en cuánto tome al movimiento de protección animal hacer lo necesario para detenerlo.
Hace 150 años, una pequeña minoridad de gente con compasión empezó el movimiento de protección animal mediante la fundación de primeras organizaciones deidacas a proteger animales – nuestras sociedades humanas locales y SPCA. Estos eran visionarios individuales también, quienes – con nada que construir más que lo que la conciencia les dictaba y con vistas totalmente en contra de lo aceptado por las normas sociales existentes – por primera vez en la historia visionaria, y empezó el trabajo de crear, una sociedad en la cual los animales son tratados con la compasión y el respeto que merecen.
Pero en las décadas siguientes, la pasión y la visión la cual caracterizaba a los primeros fundadores de nuestro movimiento y las organizaciones que crearon para llenar sus esperanzas se perdió, cuando muchos de estos grupos tomaron contratos para arruinar el control animal en sus comunidades. Como resultado, más de 6000 grupos de protección animal, fundados con la intención de que iban a trabajar para ampliar los derechos de los animales, se convirtieron, nada más y nada menos, que en mataderos. Correspondientemente, dedicados activistas animales – no dispuestos a enfrentar o ser parte de esta sombría realidad, les dieron la espalda, y burócratas inclinados hacia la salida rápida y fácil en vez de al bienestar y derechos de los animales sobre sus operaciones.

La obvia contradicción entre las declaraciones de la noble misión de estas organizaciones y el real contenido de su trabajo siempre ha sido irreconciliable. Pero hoy, en la era de No Muerte y con el conocimiento que ahora tenemos sobre como terminar con la matanza y el fracaso subsecuente de estas organizaciones para dedicarse a esta tarea – esta obvia contradicción se ha vuelto más que incompatible, se ha vuelto intolerable. ¿Cuándo, el movimiento de protección animal, va a reconocerlo como tal?
En el futuro, cuando historiadores registren como fue que la trágica matanza de animales en refugios finalmente llegó a su final, ellos escribirán sobre el momento cuando activistas animales finalmente dejaron de culpar al público, y reconocieron la obvia pero desagradable verdad que la real causa de la matanza en refugios eran los refugios en sí fallando en hacer lo realmente necesario para detenerlo; y cuando, armados de este conocimiento, activistas animales comprometidos ellos mismos a reclamar liderazgo de estas sociedades humanitarias y SPCA, y vuelvan a la versión original de sus fundadores.

Como la historia marcha inevitablemente hacia un mundo con más compasión hacia los animales, la conquista de ¨No Kill¨ es inevitable. Pero cuánto tiempo nos llevará llegar ahí – y como resultado cuántos millones más de animales morirán sin necesidad – depende totalmente de nosotros. El poder de cambiar el orden está en nuestras manos.

 

Entrevista realizapa por Claudette Vaughan, traducida al castellano por Sabrina Figueroa para Especismo Cero

 
Compartir este artículo en:
    Twitter
  • Facebook
  • Tuenti
  • Meneame

Veganismo

Ayúdanos Dona

actua y difunde - especismo cero




especismo CERO :: por los Derechos Animales

...